“Te dejé por miedo.

Miedo a volverme dependiente a ti, y que tu lo hicieras conmigo. Miedo a que la costumbre me invadiera y dejara de quererte como sentí que lo estaba haciendo. Te dejé antes de que ya no sintiera nada, para no lastimarte después.

O eso me repetí mucho. La realidad es que me fui, di la espalda y no volteé a ver. Tiempo después me arrepentí, cuando conocí a otros y nadie se parecía a ti.

Ellos buscan solo una cara bonita, de pocos sentimientos y que acceda a todo. Eso lo aprendí con los meses.

Me arrepentí de haberte dejado, pase tiempo pensando si habrías encontrado a alguien más. ¿Eras feliz? ¿Estabas bien? ¿Me detestabas?

Un año y unos cuantos meses pasaron y volví a hablar contigo. Quiero decirte que siempre te querré; Sin embargo ya no es igual. Acepté que tu continuaste, me lo hayas dicho o no.

Sonará irónico y un poco contradictorio. Pero me di cuenta que estamos bien así, cambiamos y nos volvimos diferentes y esta bien. Tu eres feliz y yo lo soy ahora también.

El haberme separado de ti, haber conocido a otras personas y aprendido de ellas, me reafirmo que el amor propio es lo mejor que puedo tener ahora…”

Parte 1.

Hace unos días vi una publicación sobre una actividad, dedicada a las personas que tengan algo por decir o que se hayan quedado en una situación donde nunca dijeron las palabras que querían hacia personas que formaron parte de su vida.

Nunca especificaba a quienes, si tenia que ser algo romántico, o si podía ser sobre un amigo o familiar que dejo de estar allí. Simplemente indicaba que podía ser en cualquier situación, lugar y hora. Así que dije, ¿por qué no?

Me decidí por escribir 2 cartas, para las dos personas que he querido y que me enseñaron lecciones valiosas.

Acá publicaré la primera parte. No mencionaré nombres, acá o en las cartas por motivos de privacidad. Sin embargo de leerlas las personas, probablemente sabrían que hablo de ellos. O posiblemente no, después de todo recuerdo eran personas muy despistadas.

En fin, el día de mañana las estaré dejando en el buzón respectivo. La exposición se realizará el 27 de abril en los dorms D15 desde las 18:30 horas.

Acá dejo el link para ver las bases de la actividad y el perfil de Silvinaa (Que es quien organiza la exposición)

Nunca está demás desahogarse, ¿No?

Advertisements

Y brillas bonito

De los años que vivido, he experimentado la ausencia de muchas cosas. Cosas materiales, que se valoran en el momento que se tienen pero que no afectan cuando hacen falta.  Y en algunas ocasiones la de las personas pero ninguna se había sentido tanto como la tuya.

Tenemos por costumbre tomar por sentado la presencia de las personas, sin saber como la vida nos dará jugadas, separándonos antes de tiempo. Alguna vez leí que mientras más grandes en edad nos hacemos, más se notan las ausencias en la mesa y en la casa.

Nuestros seres amados se van. Afortunadas son las familias en las que pocos se van. Sufrimos por ese abuelo que vive lejos, por esos primos que se alejaron de la familia o por aquellos hermanos que fallecieron antes de tiempo.

Lo que queda en fechas donde las familias se juntan en casa, es recordar con afecto las acciones o anécdotas que nos dejan los que no están, rogando secretamente que todos los presentes puedan estar en celebraciones futuras.

Mi familia te extraña, no hay oportunidad en la que no te recordemos. Dejaste un vacío en nosotros al irte tan pronto, tan joven y con muchas cosas por vivir aun. Puedo recordar como esperamos a que llegaras a casa, sin saber que horas después sabríamos no seria posible, o por lo menos en esta vida.

En fechas como estas, se que estaremos extrañándote mucho más. Pero me consuela saber que estas tranquila, en paz y que eres feliz donde estás. Me gusta pensar que cuando estoy viendo al cielo y veo estrellas, en una de ellas estas tu, iluminando con toda esa luz tenias y que en la tierra no pudiste enseñar.

Metafóricamente hablando, yo he muerto por ti muchas veces. Muchas, que hasta me avergüenzo de contarlas. Y siempre, siempre espero tu mueras por mi, pero no lo haces. 

Metafóricamente hablando, te he matado muchas veces. Por las cosas que dices, por las cosas que no haces por mi, porque no te das cuenta, o lo haces pero no te importa. Por las preguntas que haces, inocentes a tu vista pero que yo se tienen un significado más profundo.

Metafóricamente hablando, me voy a librar de ti el día que muera.

No metafóricamente hablando, ya me estas hartando.

1.


(Leer instrucciones para entender mejor esto)

Las cosas que decimos no son siempre lo que sentimos. Ocultamos mucho y poco hablamos, por miedos infundidos en nuestra alma para mantenernos sin acciones.

Instrucciones para leer y entender:

*cursivas: mentiras que me digo.

*Negritas: verdades que siento.

*Normal: cosas que no entiendo o me han dicho.

No me gustas

No me gustas

No me gustas

Dicen que repetir varias veces un pensamiento y acción que deseamos hace que eso se vaya pero es mentira. 

No quiero conocerte más

No quiero conocerte más

No quiero conocerte más

Quizas no quieres. Yo quería conocerte más, verte más, tus secretos y tus anhelos. Ayudarte y verte cumplirlos.

Saber que estabas tranquilo, que te sentías en paz.  Hablar de cosas normales, hablar de aliens y demás. Temas bizarros y temas prohibidos. 

Saber lo que tu mente y corazón siente, sin miedo y que pudieramos superarlo juntos. 

Pero tu no quieres.

No me duele

No me duele

No me duele.