Y lo entendí, yo ya no quería tu atención de esa manera. 
Es más, yo ya no quería tu atención en absoluto.

Advertisements

[Escrito el 09.03.14]

Creo firmemente que todos elegimos nuestro infierno y nuestro cielo. Cada persona tiene su propia definición de cielo e infierno.

En el caso de Alan, su cielo e infierno fue Noria. Nunca sabrá si él lo fue para ella pero ella representó todo lo positivo en su vida. Mientras él era lo negativo.

Eran blanco y negro pero en cierta manera lograba un equilibrio. Sus días antes de ella eran nulos y sin emociones, en un hospital. Ella cambio todo.

Imaginen a un niño solitario, aunque tenía familia, pero infeliz. A la edad de 8 años, mi madre y sus compulsivos, así como pánicos me acercaron a los hospitales, con chequeos ocasionales que escalaron a exámenes hasta que un día simplemente le dejó en el hospital.

“Cuando el sol se esconda” (preview)

Las colinas en está época del año son verdes, rodeadas de un aire cálido que relaja a quien se encuentre en ellas.

Disfruto pasar mis mañanas allí, después de hacer mis pendientes. Me gusta recostarme en ellas y a veces cerrar mis ojos, otras veces me gusta observar las pequeñas flores amarillas que crecen desde la grama.

Sentir a esta misma aún húmeda y fresca en mi espalda. Pero sucede en mi mente que cuando cierro los ojos, el cielo se torna gris y nubes de humo no permiten que el aire fresco llegue a mi.

De pronto estoy en la misma colina pero tengo miedo en mi, escucho gritos y huelo muerte. Levanto mi vista del cielo y puedo ver a la distancia a muchas personas combatiendo unas con otras.

“¡Bomba!” grita alguien cerca a mi. Y veo como todos caen al suelo cubriéndose la cabeza, yo hago lo mismo. 

Abro los ojos y me encuentro de vuelta en la colina. No hay guerra y todo está tranquilo, no es la primera vez que me pasa.

Me levanto, sacudo mi pantalón y corró a casa.

Pasan dos semanas desde que fui a la colina. Mi madre se ha preocupado cuando le he contado lo que pasó y me pide no vaya a allí pero algo invisible me pide que me acerque.

Y lo hago. Vuelvo a mi rutina, aunque esta vez con algo de cuidado. Me encuentro de vuelta en la colina, llevo una camiseta que mi madre me regaló el día que mi mente jugó conmigo.

Siento una molestia en la bolsa de esta blusa. Es una nota amarillenta y escrita a mano, puedo notar lleva buen tiempo doblada. 

A medida que leo, puedo notar que me sudan las manos y comienzan a temblar. Las veces que tuve ese tipo de sueños en esta colina comienzan a tener sentido.

La nota me deja perturbada y cierro los ojos, sintiendome cansada de pronto. Puedo escuchar la lluvia comenzar a caer, lo que es extraño si no se supone llueva aún.

Decido levantarme, mi vestimenta es otra y el alrededor de la colina también. Puedo ver a varias personas con antorchas a lo lejos señalándome y caminando hacia mi.

“¡La he encontrado! ¡Atrápenla antes de que escape de nuevo! ”

Hago lo que la carta me decía, corro hasta más no poder para no dejar que me atrapen.

.

.

.

Si estás leyendo esto, significa que en nuestra familia eres quien fue elegida para recorrer sus diversas vidas. Tanto futuras como pasadas. Irás a lugares que crees no conocer pero que estan secretamente conectados con un hecho importante que está por pasar. 

Recopila toda la información que puedas y una vez tu viaje termine regresa al lugar donde todo comenzó. Tu capacidad de resolver el problema, determinará tu destino. 

Y recuerda, no permitas que te atrapen en ninguno de esos lugares.


La Sangre del Dragón

Hace muchos siglos, cuando las guerras entre aldeas y pueblos eran comunes y criaturas místicas existían y se veían a la luz del día, cuenta la leyenda que existieron tres valientes héroes, cada uno de diferentes aldeas, que protegieron a todas en conjunto de la amenaza de un dragón.

Se decía que el dragón era la encarnación del diablo hecha animal, y que debía ser detenido y asesinado a toda costa, así su alma maldita regresaría a donde pertenecía, la cual era el mismo infierno. Sin embargo el precio para lograrlo era alto.

Ahora, tiempo después el mundo se ve amenazado de nuevo, y un grupo de tres jóvenes comunes y corrientes deben de restaurar el orden natural de las cosas, pero ¿son tan comunes y corrientes como ellos creen, o tienen algo en común con los tres legendarios héroes?

Continue reading

11:17

Con el paso del tiempo aprendemos que muchas veces las cosas que nos gustan, son las que nos lastiman al final.

Yo adoraba el clima frío, pero era el que más me afectaba en salud. Hacia que me costara respirar y me doliera el pecho, sin embargo en partes me daba serenidad y comfort.

Aunque sabía que desearlo era malo para mi, allí me encontraba disfrutándolo cada vez que tenía la oportunidad.

Era casi la misma sensación que tenía cuando estaba con él.