Y lo entendí, yo ya no quería tu atención de esa manera. 
Es más, yo ya no quería tu atención en absoluto.

Advertisements

“Cuando el sol se esconda” (preview)

Las colinas en está época del año son verdes, rodeadas de un aire cálido que relaja a quien se encuentre en ellas.

Disfruto pasar mis mañanas allí, después de hacer mis pendientes. Me gusta recostarme en ellas y a veces cerrar mis ojos, otras veces me gusta observar las pequeñas flores amarillas que crecen desde la grama.

Sentir a esta misma aún húmeda y fresca en mi espalda. Pero sucede en mi mente que cuando cierro los ojos, el cielo se torna gris y nubes de humo no permiten que el aire fresco llegue a mi.

De pronto estoy en la misma colina pero tengo miedo en mi, escucho gritos y huelo muerte. Levanto mi vista del cielo y puedo ver a la distancia a muchas personas combatiendo unas con otras.

“¡Bomba!” grita alguien cerca a mi. Y veo como todos caen al suelo cubriéndose la cabeza, yo hago lo mismo. 

Abro los ojos y me encuentro de vuelta en la colina. No hay guerra y todo está tranquilo, no es la primera vez que me pasa.

Me levanto, sacudo mi pantalón y corró a casa.

Pasan dos semanas desde que fui a la colina. Mi madre se ha preocupado cuando le he contado lo que pasó y me pide no vaya a allí pero algo invisible me pide que me acerque.

Y lo hago. Vuelvo a mi rutina, aunque esta vez con algo de cuidado. Me encuentro de vuelta en la colina, llevo una camiseta que mi madre me regaló el día que mi mente jugó conmigo.

Siento una molestia en la bolsa de esta blusa. Es una nota amarillenta y escrita a mano, puedo notar lleva buen tiempo doblada. 

A medida que leo, puedo notar que me sudan las manos y comienzan a temblar. Las veces que tuve ese tipo de sueños en esta colina comienzan a tener sentido.

La nota me deja perturbada y cierro los ojos, sintiendome cansada de pronto. Puedo escuchar la lluvia comenzar a caer, lo que es extraño si no se supone llueva aún.

Decido levantarme, mi vestimenta es otra y el alrededor de la colina también. Puedo ver a varias personas con antorchas a lo lejos señalándome y caminando hacia mi.

“¡La he encontrado! ¡Atrápenla antes de que escape de nuevo! ”

Hago lo que la carta me decía, corro hasta más no poder para no dejar que me atrapen.

.

.

.

Si estás leyendo esto, significa que en nuestra familia eres quien fue elegida para recorrer sus diversas vidas. Tanto futuras como pasadas. Irás a lugares que crees no conocer pero que estan secretamente conectados con un hecho importante que está por pasar. 

Recopila toda la información que puedas y una vez tu viaje termine regresa al lugar donde todo comenzó. Tu capacidad de resolver el problema, determinará tu destino. 

Y recuerda, no permitas que te atrapen en ninguno de esos lugares.


Lo dificil es que cuando nuestro corazón decide entregarse a una persona, se entrega de manera total.

No tiene la precaución de guardarse un pedacito para si. Sino que decide tirarse al abismo nublado e incierto que es el amar a alguien.

El corazón se entrega no solo a un amante, sino que se entrega a los amigos y a la familia. Para algunas personas el corazón tiene destinado lugares permanentes y especiales, estén o no con nosotros toda la vida.

Se logra dividir para que todos puedan entrar en él. Pero aun asi no todos somos afortunados de que la persona a la que le entregamos todo ese corazón, se quede para siempre.

Algunos se topan con el abandono, la soledad y la tristeza que es provocado por la persona amada. Y es en esas veces que como persona decidimos alejarnos de eso que nos hace mal, que nos pudre de a poco el alma.

Para quien escribo esto, él fue quien le lastimo más que nada. Quien le dio más momentos de llantos y angustia, que momentos felices.

Y lo más irónico es que él nunca se enteró de todo lo que ella le lloró. Simplemente hizo caso omiso a ese sufrimiento, preguntándose porque en ciertas ocasiones ella se veía pensativa o triste con él. 

Antes ella lo llamó enamoramiento, ahora lo ve como lo que en realidad fue, una experiencia para su vida.

Y brillas bonito

De los años que vivido, he experimentado la ausencia de muchas cosas. Cosas materiales, que se valoran en el momento que se tienen pero que no afectan cuando hacen falta.  Y en algunas ocasiones la de las personas pero ninguna se había sentido tanto como la tuya.

Tenemos por costumbre tomar por sentado la presencia de las personas, sin saber como la vida nos dará jugadas, separándonos antes de tiempo. Alguna vez leí que mientras más grandes en edad nos hacemos, más se notan las ausencias en la mesa y en la casa.

Nuestros seres amados se van. Afortunadas son las familias en las que pocos se van. Sufrimos por ese abuelo que vive lejos, por esos primos que se alejaron de la familia o por aquellos hermanos que fallecieron antes de tiempo.

Lo que queda en fechas donde las familias se juntan en casa, es recordar con afecto las acciones o anécdotas que nos dejan los que no están, rogando secretamente que todos los presentes puedan estar en celebraciones futuras.

Mi familia te extraña, no hay oportunidad en la que no te recordemos. Dejaste un vacío en nosotros al irte tan pronto, tan joven y con muchas cosas por vivir aun. Puedo recordar como esperamos a que llegaras a casa, sin saber que horas después sabríamos no seria posible, o por lo menos en esta vida.

En fechas como estas, se que estaremos extrañándote mucho más. Pero me consuela saber que estas tranquila, en paz y que eres feliz donde estás. Me gusta pensar que cuando estoy viendo al cielo y veo estrellas, en una de ellas estas tu, iluminando con toda esa luz tenias y que en la tierra no pudiste enseñar.

Metafóricamente hablando, yo he muerto por ti muchas veces. Muchas, que hasta me avergüenzo de contarlas. Y siempre, siempre espero tu mueras por mi, pero no lo haces. 

Metafóricamente hablando, te he matado muchas veces. Por las cosas que dices, por las cosas que no haces por mi, porque no te das cuenta, o lo haces pero no te importa. Por las preguntas que haces, inocentes a tu vista pero que yo se tienen un significado más profundo.

Metafóricamente hablando, me voy a librar de ti el día que muera.

No metafóricamente hablando, ya me estas hartando.

Liberando Palabras

Este cuento fue originalmente escrito en el año 2012, para un concurso de cuentos que coordinó la Contraloría General de Cuentas de Guatemala, en conjunto con la OLACEFS y la CEPAT.

La Siguiente obra fue escrita con el motivo de hacer saber que los jóvenes por ser el futuro de Guatemala, tenemos la oportunidad de corregir aquellas cosas que ahora están fuera de control como la injusticia, corrupción, violencia y demás. Está en nosotros el empezar a actuar.

Continue reading “Liberando Palabras”

La Sangre del Dragón

Hace muchos siglos, cuando las guerras entre aldeas y pueblos eran comunes y criaturas místicas existían y se veían a la luz del día, cuenta la leyenda que existieron tres valientes héroes, cada uno de diferentes aldeas, que protegieron a todas en conjunto de la amenaza de un dragón.

Se decía que el dragón era la encarnación del diablo hecha animal, y que debía ser detenido y asesinado a toda costa, así su alma maldita regresaría a donde pertenecía, la cual era el mismo infierno. Sin embargo el precio para lograrlo era alto.

Ahora, tiempo después el mundo se ve amenazado de nuevo, y un grupo de tres jóvenes comunes y corrientes deben de restaurar el orden natural de las cosas, pero ¿son tan comunes y corrientes como ellos creen, o tienen algo en común con los tres legendarios héroes?

Continue reading “La Sangre del Dragón”