Búscate primero a ti

De idas y venidas, de pensar si o no. De hacer o dejar. De las primeras cosas que debemos de estar seguros es de nuestro amor propio.

Búscate primero a ti. No a quien puede ver algo lindo en ti. Las personas se fijan en el exterior, aunque te digan que ven tu interior más que nada.

Se quedan y buscan hablarte muchas veces por interés a tu físico. ¿Quién será, la persona que en realidad se va a molestar en aprenderse todas tus manías, tus molestias, tus mañas? Nadie.

Y esta bien en cierta manera. Tu propia madre sabe de ellas porque, al fin de todo es tu madre. Pero un extraño, no querrá tener que lidear con eso. La cuestión es que primero tienes que buscar que te gusta en ti, antes de esperar a que otro lo haga. Tienes que conocerte primero para poder querer conocer a alguien más.

Y si, te va a tomar tiempo, te tomará tiempo acostumbrarte a ti misma. Va a ser difícil, habrán oportunidades que querrás correr y alejarte y no saber nada. Pero eventualmente regresarás a querer saber un poco más.

Llegará el día que, después de tantas tormentas, días grises, malos ratos y demás, te darás cuenta que te quieres y que por sobre todo te aceptas, así como que constantemente te propones ser mejor.

Cuando ese día suceda, y llegues al punto en el que te has aceptado con todo, serás feliz. Y si tu lo decides, podrás buscar enteramente a alguien de desee amarte de manera completa.

Sin Título

No hay palabras que describan suficiente el sentimiento.

Él.

Él, quien hace mis manos sudar, quien cuando lo veo me alegro.

Él, quien me hace querer ser mejor para mi. Con quien puedo hablar sin miedo. Quien me escucha siempre.

Él , quien me hace sentir tantas cosas. Él, quien hace que mi corazón se sienta cálido, que me hace sentir bien.

Él, quien me hace querer imprimir sus fotografías y pegarlas en las calles para las personas aprecien cómo él es.

Él, quien tiene una sonrisa amable, suaves manos y sentimientos puros.

Él, quien me hace querer decir “te quiero”.