Vaivén

Él entró a un universo en el que no supo diferenciar entre el sueño y la realidad. Solitario y sin esperanza se dedicó a sobrevivir cada vez que moría. Y entonces la conoció a ella.

Advertisements

“Cambio o variación inesperada en la situación o estado de las cosas”

Comenzó una noche, él despertó sudando frío y con la respiración agitada. Sus pupilas dilatadas por el terror y el constante temblor en sus manos, no le permitieron calmarse. Buscando entre las sábanas el control remoto del televisor, escuchó un estruendo; Los gritos de sus vecinos, hicieron eco en sus oídos y como si hubiese estado en llamas su cama, saltó de ella.

Las paredes comenzaron a hacer cada vez más pequeñas y pronto todas las cosas en cerca de ellas quedaron aplastadas, dejándolo a él solo en el medio, esperando a tener el mismo destino. Podía sentir como el aire comenzaba a disminuir, haciendo que su garganta ardiera y que su boca se quedara seca. De rodillas en el suelo, esperó a morir…Los minutos pasaron y se vio finalmente rodeado de cuatro paredes, sus brazos tanto como sus piernas estaban adormecidos y el aire se reducía cada vez más.

Sin embargo eso no afectó el movimiento de las paredes, sus brazos fueron estrellados de manera violenta contra su torso. Una pierna cedió y entonces el sonido de algo quebrado y el calor en su pierna fueron acompañados de los gritos de dolor que sintió. Luego la otra pierna, la sangre corría debajo de él y su vista comenzó a nublarse, algo dentro de su pecho hizo ruido y supo entonces que sus costillas dieron de sí, brotes de sangre salieron de su boca y finalmente dejó de respirar.

Despertó de nuevo. Su habitación estaba como antes, como si nada hubiera pasado. Esta vez, tomó sus cosas y salió de allí. Todos seguían durmiendo y ningún ruido se escuchó. Caminó lo más rápido que pudo, saliendo a la calle observó todas las otras casas. No había señal alguna de que lo que había experimentado fuera real. Solo fue una pesadilla, se dijo a él mismo.

Entonces el mismo estruendo se escuchó. Y presenció cómo las casas a su alrededor comenzaron a encogerse hasta quedar como un pequeño cubo, de ellos salían líquidos que él no tuvo que averiguar que eran. Corrió, hasta que sus piernas cedieron. Se vío en un campo, vació y de pronto el cielo se iluminó, como si horas hubieran pasado.

El sol quemó su piel, él decidió sentarse. Cerró sus ojos, pero tuvo que abrirlos de nuevo cuando el sol fue bloqueado de su piel, arriba cientos de cuervos volaban, esperando como lo harían los buitres, un escalofrío recorrió su espalda. Ellos se lanzaron violentamente contra él.

Sus picos abrieron su piel rápidamente, el sonido de su carne siendo rasgada y su sangre escurriendo como cuando el hielo se vuelve agua, no le permitieron pensar. Fue allí, cuando un cuervo se posicionó en su cara, colocando sus patas cerca de sus ojos.

Él se quedó sin poder mover sus brazos, rezó, a todos los santos que pudo tener en su mente en ese momento pero nada lo ayudó; El cuervo entonces enterró sus garras profundamente, clavandolas en los ojos, la oscuridad lo cegó y el miedo inundó su cuerpo, su cara lloraba sangre y el dolor era tan insoportable que pidió calladamente morir rápido, pero eso no pasó.

Volvió a despertar. Misma habitación, misma hora, mismo todo. Decidió que no podía salir pero no podía quedarse tampoco, debía haber alguna solución para eso, no era un sueño y no era una realidad.

Era estar atrapado en un vaivén. Esta vez, él se dirigió a la parte más alta de su casa, y esperó a que algo sucediera, pero no hubo ni un sonido y no vio tampoco cuervos. El aire frío en su cara, le dio unos minutos para no pensar en nada, lo relajó por completo. Entonces a lo lejos, los árboles comenzaron a ceder, cayéndose en todo lo que se encontraba a su paso.

El agua lo tomó por sorpresa, abajo en la calle se veía a los carros, árboles, postes de luz y cualquier objeto mal posicionado siendo llevado con fuerza. Su casa se movió y una ola de no más de diez metros de alto, azotó todo. El aire en sus pulmones faltó, su cuerpo fue violentamente estrellado contra todos los objetos que el agua llevaba. Una puerta se estampó contra su espalda, provocando que su boca se abriera por el dolor.

Él pensó, que si esta iba a ser la manera en la que iba a morir, entonces la aceptaría porque habría sido la menos dolorosa y más rápida. Sus ojos se cerraron y dejó que la oscuridad lo llevará una vez más.

Pero volvió a despertar, con las veces aprendió a tener más y más tiempo entre cada muerte. Sabía cuando una iba a doler mucho más que la otra. Experimentó de todo, el fuego, agua, que lo enterraran vivo, morir cayendo y muchas otras maneras más.

Siempre despertaba en el mismo lugar, comenzando de nuevo otra vez pero aprendió a poder llevar sus armas en cada muerte siendo capaz de despertar con ellas de nuevo. No sabía en dónde estaba, cómo llegó allí o que lo devolvía a la vida.

Con el tiempo comenzó a buscar solo su supervivencia, y lo más extraño de todo es que nunca había visto a ninguna persona, ni animales. Parecía como si sólo él existiera, solo el sufría ese destino, de morir una y otra vez.

¿Habría tenido familia? ¿Qué había sucedido con ellos? ¿Estarían vivos pero en otro lugar y sufriendo lo mismo que él? Esas preguntas lo cansaban cuando caminaba esperando vivir un poco más.

Una noche, mientras moría (en una de las ocasiones en las que todo había sucedido rápido) observó un brillo de luz verde, no muy lejos de donde se encontraba. Tan rápido como había estado, se había ido y entonces el había muerto. No supo que significaba en realidad, pero fue hasta cuando se encontraba buscando comida fuera de una cafetería equipada con todo pero extrañamente vacía, que la vio. Afuera, parecía perdida.

La mirada desorientada, le recordaba a la que él alguna vez tuvo. Y ella lo vio, desde afuera, caminó hacia él pero cuando llegó a la puerta, los cuervos la atacaron. Estrellaron su cuerpo contra el vidrio, destrozándolo todo, él intentó ayudarla pero no pudo. El cuerpo de ella desapareció y a los segundos la luz verde se vio a lo lejos.

Entonces supo hacia dónde se tenía que dirigir.

Author: mirandawritingspace

Espacio dedicado a escritura de cosas que me apasionan. Diferentes temas. Generalmente del mundo y de cosas que me inspire.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s